Calidad premiada, desde el origen a la mesa

La adscripción al sistema de producción integrada garantiza al consumidor que todos los aceites de Olis Bellaguarda han sido sometidos a rigurosos controles que abarcan desde la calidad de la aceituna al proceso de elaboración y la calidad del producto final. El cultivo de la arbequina sin el empleo de productos químicos de síntesis asegura el mejor fruto, sano y saludable.

La rigurosa supervisión de todo el proceso de elaboración garantiza que el aceite resultante conserva todo el sabor, aroma y propiedades nutricionales de la arbequina. El mejor indicador de la calidad de nuestros aceites son los reconocimientos obtenidos en forma de premios no sólo del sector aceitero español, sino también de la comunidad internacional.